Chiquito Romero, el arquero que pudo ser jugador de básquet y en Boca coquetea con la naranja

Chiquito Romero, el arquero que pudo ser basquetbolista

Nada es casualidad. Que se haya mostrado en los últimos días con la pelota de básquet, primero en una competencia de tiros libres con Edinson Cavani y después yendo a la Bombonerita a ver un partido de Boca, tiene su historia detrás. Chiquito Romero es un arquero consagrado que pudo haber sido jugador de básquet.

Fue este lunes por la noche, el día en que se supo que llegó a un acuerdo para renovar su contrato hasta diciembre de 2025, que Romero se apareció por el estadio de básquet en Casa Amarilla y presenció el triunfo xeneize sobre Independiente de Oliva. Estuvo junto a su hija Jazmín.

"En casa cuando era chico, jugábamos a todos los deportes que pasaban por delante nuestro. Nos dedicábamos mucho al básquet y al fútbol. Esa es una realidad. Mi hermano juega todavía profesionalmente, ya está en los últimos años de su carrera. Jugó muchísimos años en la Liga Nacional, ha visitado la cancha de Boca muchísimas veces, la Bombonerita", contó Romero.

"De parte mía fue como un hobby. Yo todavía al día de hoy me siento un basquetbolista, me gusta jugar al básquet, disfruto cuando lo hago, disfruto venir a ver los partidos. Hace rato que quería venir a ver a Boca acá, pero justo ahora coincidió todo que se podía y la verdad que lo disfruté un montón, y voy a venir más seguido. Ahora voy a venir más seguido".

Chiquito Romero, el arquero que pudo ser jugador de básquet y en Boca coquetea con la naranja

Chiquito, de 37, jugaba al básquet de chico en Bernardo de Irigoyen, su pueblo en Misiones. "Era bueno en el básquet. Incluso cuando estaba en Racing lo llamaron de Gimnasia y Esgrima de Comodoro para que fuera a jugar", contó tiempo atrás su hermano mayor Diego.

Justamento, Diego sí se dedicó al básquet, hizo una larga trayectoria en la Liga Nacional y aun sigue jugando en Bolivia. Arrancó en Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia, estuvo cinco temporadas en la liga colegial de Estados Unidos y luego volvió al país para jugar en Regatas, Quilmes y San Lorenzo.

En el exterior, además de su etapa colegial en EEUU, pasó por las ligas de Uruguay, Paraguay, Colombia y Bolivia, donde juega actualmente con 41 años.

"Yo le cambié la vida y lo inicié en el arco, je. Es que yo atajaba en el equipo de la ciudad y Sergio me seguía a todos lados, me pedía jugar. Hasta que un día me hinchó tanto que lo puse a atajar. ¡Se quedó quieto en el arco! Como una estatua. Lo cagaron a pelotazos, pobre. Y yo le decía que era mejor que Navarro Montoya, ja. Por suerte, le gustó. ¡Mirá dónde llegó!", agregó Diego.

cuando lo quisieron llevar del fútbol al básquet

Fue entre 2003 y 2004 que a Chiquito lo quiso reclutar Enrique Tolcachier, quien era entrenador de Gimnasia y Esgrima de Comodoro y luego fue director deportivo de la Confederación Argentina de Básquetbol. "Trabajábamos mucho en reclutamiento, buscábamos jóvenes por todo el país. Conocíamos a los Romero, porque Diego, el hermano, jugaba al básquetbol. Sabíamos que Sergio tenía buena talla y practicaba básquet en el colegio. Contaba con buenos informes de él. Entonces, convoqué a Ramón, su padre, a una reunión y le propuse que Sergio se incorporara a nuestro plantel de inferiores, pese a que sabía que estaba en Racing", contó tiempo atrás el entrenador.

Romero estaba en la pensión de Racing y no le disgustaba la idea de volver a estar cerca de su familia. "Mi viejo me comentó lo de Tolchachier y me hizo dudar. Le dije que volvía, pero él me aconsejó que lo pensara bien. Me insistía con que ya estaba en un club grande, que tenía futuro en el fútbol. Estuve dubitativo y al final me quedé", explicó luego Chiquito.

"Su padre nos agradeció el interés y que hayamos pensado en su hijo. Le preguntó a Sergio, quien prefirió apostar todo al fútbol. Empezó a atajar primero. Si lo captábamos antes, quizás hoy sería jugador de básquetbol", cerró Tolcachier.

Chiquito Romero, el arquero que pudo ser jugador de básquet y en Boca coquetea con la naranja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio