La frase desafiante de Domínguez que molestó y Boca tomó nota para envalentonarse para la semi de la Copa de la Liga

La frase desafiante de Domínguez que molestó y Boca tomó para envalentonarse

Fue en la final de la Copa Libertadores 2000, cuando Carlos Bianchi aprovechó la excesiva confianza de Palmeiras para motivar a sus jugadores para la revancha. Y se repitió en 2001 enfocándose en un enfrentamiento interno de los jugadores con el tesorero Osvaldo Salvestrini. Ahora, casi 25 años después, una frase desafiante de Eduardo Domínguez molestó y Boca la tomó para envalentonarse para la semifinal de la Copa de la Liga ante Estudiantes de La Plata.

Los dichos del entrenador de Estudiantes se produjeron después del triunfo 1-0 por la fecha 11 de la Copa de la Liga, que se completó el 12 de abril tras la suspensión por la descompensación del chileno Javier Altamirano. Cuando en un partido muy cerrado, el Pincha aprovechó el impulso de los cambios que hizo su DT y enseguida se encontró con un error de Chiquito Romero y el gol de Javier Correa que le dio la victoria.

"Cuando uno juega con este tipo de rivales, la repercusión nacional sabemos como es. Se decía que para ellos era una final, para nosotros era un partido determinante, porque queremos entrar a las finales. Hicimos hincapié en que había que mostrar que queríamos estar en las finales, que en este tipo de partidos hay que pisar fuerte, que más allá de la táctica y la estrategia hay algo más en juego. Creo que el equipo mostró las ganas, el deseo de ganar el partido", arrancó Domínguez.

La frase desafiante de Domínguez que molestó y Boca tomó para envalentonarse

"El segundo tiempo prácticamente se lo llevó por delante al rival, y mostró, no solamente las cualidades individuales, sino también las cualidades emocionales, que es lo que nos lleva a pensar y a creer que todavía sabemos. Creo que hoy Estudiantes entendió como jugar el partido", completó.

el partido entre Estudiantes y Boca se detuvo por la descompensación de Altamirano
La frase desafiante de Domínguez que molestó y Boca tomó para envalentonarse.

Esa frase, que se lo llevó por delante, llegó a los jugadores de Boca. Que vienen con la sangre en el ojo desde la semifinal de la Copa Argentina de 2023, cuando el Xeneize tuvo que jugar con un hombre menos por la expulsión de Marcelo Saracchi en los primeros minutos. Y después se sumó lo que dijo el DT rival en la conferencia...

En el 2000, Bianchi pegó en las paredes del vestuario del estadio Morumbí fotocopias de unas notas periodísticas de diarios brasileños en los que se veía el exceso de confianza, que ya se sentían campeones y pensaban únicamente en cómo celebrar. ¿Qué hará ahora Diego Martínez este martes en el Kempes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio